domingo, 19 de mayo de 2019

Domingo de otoño.

Este domingo de otoño amaneció fresco y soleado, además el viento era suave de modo que para aprovechar estas circunstancias tan favorables y tan poco frecuentes salimos con la KLR a dar una vuelta por los caminos patagónicos.


sábado, 4 de mayo de 2019

El Cóndor, Rio Negro, Mayo 2019.



Esta semana se nos presentó buena, el martes 30 de Abril fue feriado provincial y el miércoles 1 de mayo feriado nacional. Esteban me llamó para ver si podíamos hacer algún viajecito corto y rápidamente nos decidimos por ir a un balneario llamado "El Cóndor" que está próximo a la ciudad de Viedma en la provincia de Río Negro. Son poco más de 400 km desde nuestra ciudad Puerto Madryn.

Partimos el martes a las 8:30, el día estaba bastante frío, entre 5º y 8º, pero bien abrigados se estaba bien. Hicimos nuestras paradas técnicas habituales en Sierra Grande y San Antonio Oeste, en la primera estuvimos compartiendo charla de ruta con un brasileño oriundo de Santa Catarina, regresaba de un viaje a Ushuaia y el glaciar Perito Moreno, viajaba en solitario en su Suzuki V Strom 650 XT ¡Justamente la moto que me gusta! Se veía muy linda y Marco, su dueño, estaba muy conforme con el desempeño de su máquina.

A primera hora de la tare llegamos a El Cóndor, es un pequeño balneario que se encuentra a menos de 30 km de la ciudad de Viedma. Nos instalamos en el departamento que habíamos alquilado, un lugar amplio y muy cómodo con todo lo que necesitábamos para una buena estadía. Luego de un paseo a pie por la pequeña villa salimos a hacer las compras para el infaltable asado, más tarde disfrutamos de la comida bien cerca del fuego. Pensaba qué mecanismos mentales se despiertan en nosotros cuando estamos viendo la carne asarse y sentimos el calor de las llamas en una noche fría, deben ser muy antiguos y muy fuertes a juzgar por la intensidad del disfrute.

Al día siguiente recorrimos toda la zona con nuestras motos, en verdad tienen muchos lugares bellos en esa localidad, después fuimos por un almuerzo tardío al comedor del casino, excelente comida, rica, abundante y a muy buen precio "La Rusa" propietaria del local nos atendió de maravillas, nos alimentó el cuerpo con su comida y el alma con su charla. Lo mejor de estos viajes suelen ser las personas que uno encuentra en el camino, ellas y sus historias de vida nos enriquecen siempre.

La tarde se fue poniendo ventosa, al atardecer llegamos al departamento justo cuando el viento comenzó a soplar con intensidad, revisamos las motos, lubricamos cadenas y las pusimos bajo techo, a la medianoche cuando nos retiramos a descansar había comenzado a llover y el viento seguía, cada vez más fuerte.

El amanecer del día del regreso se presentó auspicioso, estaba frío pero el viento y la lluvia habían cesado completamente, desayunamos, armamos las motos y a las 9:00 estábamos en marcha. Esa jornada fue de las que pocas veces nos tocan acá en el sur, viajamos todo el tiempo sin el molesto viento, disfrutamos de las rutas largas y solitarias dejando rodar nuestras máquinas y vagar  nuestras mentes, alargábamos las paradas para que el viaje dure un poquito más. A media tarde llegamos a Puerto Madryn. Final de otro estupendo viaje.

Camino a "El Pescadero"- Desembocadura del Río Negro en el mar.

Costa de mar.


                               Lugar para pesca y surf.


                                                               Costanera de El Cóndor.


                               Dunas.

 Barrancas
















                                                               Almuerzo preparado y servido por "La Rusa".

                                               






jueves, 25 de abril de 2019

Flores de Otoño.

Las últimas flores de mi jardín, el otoño avanza pero ellas resisten con la tenacidad de su belleza.




lunes, 15 de abril de 2019

LA PAMPA, ABRIL DE 2019.


Buscando en la página de motoencuentros leí que había uno planeado para los días 12, 13 y 14 de Abril en la ciudad de Jacinto Aráuz en la provincia de La Pampa, me pareció una buena oportunidad para hacer un viajecito y conocer esa zona. Inmediatamente se sumó Esteban deseoso de hacer el primer viaje largo en su Benelli TRKx recién adquirida que vino a reemplazar a la malograda Suzuki DR 800 BIG que se rompió en el viaje anterior y que con 25 años a cuestas no resulta sencillo poder repararla.

Partimos desde Puerto Madryn el día Viernes 12 de Abril a las 8 de la mañana rumbo al norte en un viaje tranquilo con las paradas necesarias para repostar, a las 17:00 y luego de 700 km estábamos en Guatraché lugar en el que conseguimos una cabaña para alojar. Lo único para destacar en esta etapa fue el fuerte viento en contra que tuvimos y que nos sacudió bastante además de hacernos consumir más combustible.

Dimos unas vueltas por Guatraché un pueblo tranquilo y muy agradable, las cabañas están en un solar muy lindo, alejado del pueblo, en el que se respira paz y silencio, compramos algo de carne y esa noche comimos un lindo asado.

Al día siguiente visitamos la laguna de Guatraché en la que se encuentran las termas del mismo nombre las que por el momento no estaban habilitadas. Desde allí nos encaminamos a Jacinto Arauz lugar del encuentro y pasamos el resto de la jornada saludando conocidos, viendo motos y disfrutando del ambiente motero. Por la tarde fuimos a visitar el museo “El Pato” que nos quedaba en el camino de regreso en la localidad de General San Martin. Llegamos alrededor de las 4 de la tarde y nos llamó la atención encontrar las calles desiertas, no había personas ni en la plaza principal, tuvimos que dar unas cuantas vueltas hasta encontrar alguien que nos indicó dónde quedaba el museo. Llegamos y fuimos atendidos por la señora Coca Calvet viuda de Aldo Hernando alias “El Pato” en cuya memoria se habilitó este museo en el lugar en el que estaba su taller de motos y bicis. La señora Coca que cuenta ya con 81 años nos dio un recorrido completo por las instalaciones que atesora muchos elementos de interés entre ellas motos y partes de ellas acumuladas por Aldo durante toda su vida como vendedor de repuestos y “tallerista” como lo definen en el lugar.

A la tardecita emprendimos el regreso, encontramos una puesta de sol bellísima en la ruta de esas que uno quisiera disfrutar todos los días. cenamos y nos acostamos temprano, al otro día había que madrugar para emprender el regreso.

El Domingo poco después de las 8 comenzamos a rodar, era un amanecer algo frío, el sol tibio de otoño apenas salía y pintaba todo el paisaje de color amarillo dorado mientras que su oblicua luz resaltaba con luces y sombras los desniveles típicos del paisaje pampeano. Un momento hermoso, marchando con nuestras motos  en la soledad de un domingo temprano en el campo. Esto es lo que hace que ame andar en mi moto. La jornada fue tranquila, para disfrutarla. A las 16:30 arribamos a Madryn luego de haber recorrido 1.500 km entre ida y regreso, esta vez se nos hicieron cortos.

   Laguna Guatraché.

    Museo "El Pato"


Atardecer en el camino.

Se va la tarde.


Esteban en su nueva moto.

viernes, 15 de marzo de 2019

CORDILLERA Y CAMINO DE LOS 7 LAGOS MARZO DE 2019.



- 07/03/19 IDA, PUERTO MADRYN – VILLA LA ANGOSTURA.

Andábamos con ganas de hacer algún viaje más o menos largo como para dar inicio a la temporada 2019, antes de que comiencen los días fríos acá en la Patagonia. Como hacía un tiempo que queríamos hacer la ruta de los siete lagos comenzamos a planear algún recorrido que pudiésemos hacer en una semana o menos. Finalmente nos decidimos por tomar la ruta 3 hacia el norte, luego la 23 hacia el oeste la que nos depositaría en Dina Huapi justo en el cruce con la ruta 40 y desde allí planear los recorridos por la zona de los lagos.

Según ese plan el día Jueves 7 de Marzo bien temprano partimos desde Puerto Madryn Esteban, Edgardo y yo a bordo de nuestras motocicletas con la intención de hacer unos 900 km en ese primer día de viaje, sería algo cansador pero nos dejaba más tiempo para disfrutar de la comarca andina. La salida del sol nos sorprendió en la ruta mientras un suave viento de cola nos ayudaba a marchar a buen ritmo. Disfruté mucho de esa hora mágica en la que las primeras luces del día dejan apenas sospechar el paisaje más allá del haz de nuestros faros. Desayunamos y cargamos combustible en Sierra Grande y seguimos hasta el cruce con la ruta 23, allí tomamos rumbo Oeste hasta la localidad de Valcheta donde volvimos a repostar. El viento comenzó a soplar fuerte desde el Oeste así que lo teníamos justo de frente, fuimos pechando el viento y la subida pues al marchar hacia la cordillera íbamos ganando altura a medida que avanzábamos, al menos yo con los 42 Hp de mi KLR en muchos tramos no podía ir a más de 110 km/h. Teníamos como ventaja el buen estado del asfalto y el poco tránsito de vehículos, eso nos permitía mantener un buen promedio.

 Después del mediodía llegamos a Ingeniero Jacobacci luego de repostar en Los Menucos. Allí, mientras esperábamos para cargar combustible, el caballete central de la moto de Edgardo se desprendió y cayó al piso, de haber ocurrido mientras rodábamos seguramente habría tenido consecuencias serias. Luego de cargar combustible y comer algo liviano partimos para encarar el tramo más difícil pues de los 180 km que hay hasta el cruce con la ruta 40 al menos 100 son de ripio. El camino que está en obras alternaba asfalto y ripio, en los tramos sin asfaltar los camiones levantaban mucho polvo lo que dificultaba la visión y si bien el suelo estaba bastante firme la marcha se hacía un tanto movida debido a las irregularidades del piso y a las piedras. Finalmente llegamos a Dina Huapi donde además de cargar combustible lubricamos las cadenas y revisamos las motos. En mi caso perdí un bulón de la brida de sujeción del caño de escape, además se rompió una pata del anclaje del valijón derecho. Edgardo perdió 3 de los cuatro bulones del chapón cubre carter y un bulón del guarda cadenas, Esteban no acusó ninguna avería.

Cerca de las 17 horas estábamos listos para hacer el último tramo, éste mucho más corto, hasta Villa la Angostura distante unos 70 km, lugar que sería nuestra base y en el que pensábamos alojar un par de días. Llegamos alrededor de las 18 hs y apenas nos detuvimos con la intención de consultar sobre posibles hospedajes se nos acerca una persona ofreciéndonos una cabaña a tres cuadras de donde estábamos. Fuimos a verla, nos gustó y nos quedamos.

Fue una jornada larga, un total de 900 km, luego de un baño reparador para sacarnos el polvo del camino fuimos a comer, charlamos sobre las circunstancia del día y cerca de la medianoche finalmente nos entregamos al merecido descanso.


- 08/03/19 CAMINO DE LOS SIETE LAGOS.

Mis compañeros se quedaron adheridos a las sábanas, la jornada de ayer los agotó, se levantaron cerca de las 10 de la mañana. Nos equipamos, preparamos las motos y salimos para desayunar y luego continuar hasta San Martin de los Andes por el famoso camino de los siete lagos. Es un camino típico de montaña con muchas curvas y contracurvas, entretenido y divertido para recorrerlo en moto aunque hay que conducir con mucho cuidado pues aún en Marzo, con poca gente, siempre se encuentra a quien maneja como si fuera solo en la ruta sin respetar a los otros conductores y menos si estos son motociclistas. En los 108 km de recorrido se pueden observar los siete lagos: Correntoso, Espejo, Escondido, Villarino, Falkner, Machónico y Lácar, a orillas de este último está la bella ciudad de San Martin de Los Andes lugar al que arribamos alrededor de las 14 hs para disfrutar de un almuerzo tardío y un breve recorrido por sus calles. De regreso fuimos deteniéndonos en miradores y rincones para tomar algunas fotos y disfrutar del paisaje con más detenimiento.

Click aquí para ver: Vista "A vuelo de pájaro" del camino de los 7 lagos.


- 09/03/19 HACIA EL SUR.

Tampoco se madrugó hoy, dos tercios del grupo encuentran irresistible permanecer en la cama por las mañanas, yo tengo el hábito de levantarme temprano así que más o menos en silencio para no perturbar demasiado a los dormilones me levanto y comienzo a acomodar mis ropas y equipo. A las 10 se levantó el resto de los viajeros y comenzamos a organizar la jornada. La idea fue desayunar y luego partir hacia la ciudad de Esquel distante unos 370 km. Así lo hicimos, al mediodía recorríamos la ruta 40 hacia el sur, bordeamos el hermoso lago Nahuel Huapi, cruzamos la ciudad de Bariloche y continuamos hacia el sur. Paramos a almorzar en El Bolsón, una pintoresca localidad con una idiosincrasia muy particular, Edgardo y Esteban recorrieron la feria de artesanos y compraron algunos recuerdos, luego del almuerzo continuamos viaje. En este último tramo y casi llegando a Esquel tuve que hacer un breve cross country, en una curva bastante cerrada me encontré con un pozo, no sé qué fue lo que sucedió pero al pisar el pozo la moto cambió de trayectoria hacia fuera de la curva, como venía doblando muy pegado al borde externo en cuestión de nada me encontraba en la banquina. La curva se cerraba más y el piso de ripio de la banquina no hacía posible que acostara la moto para doblar pues lo más seguro es que terminara en el piso, como se veía un buen trecho de terreno bastante despejado más allá de la banquina enderecé la moto y fuimos al campo, manubrio recto y firme como manda el manual, levantamos un poco de polvo, dimos unos saltos en algunos montículos pequeños de tierra suelta y finalmente nos detuvimos. Pero no habría de tenerlas todas conmigo, cuando ya estaba la moto detenida se inclinó hacia la izquierda donde el terreno era más bajo, no pude afirmar mi pié en el suelo y en cámara lenta fuimos moto y jinete al piso, tierra suelta y blanda, caída suave, de modo que lo único lastimado fue el orgullo. Como llevo valijones y tengo instaladas las defensas no hubo daño a los plásticos ni a ninguna otra parte, ni siquiera se desalinearon los espejos. Hubo suerte esta vez.

Ya en Esquel encontramos una cómoda y amplia cabaña, nos instalamos y luego de bañarnos y descansar un poco fuimos a comer. Durante la cena programamos la jornada siguiente, saldríamos temprano (pude convencer al resto de la imperiosa necesidad de levantarnos a las 8:00 al menos) para recorrer los casi 700 km que nos separaban de Puerto Madryn. Poco después de la medianoche estábamos descansando.


- 10/03/19 RUMBO AL MAR.

A las 7:45 y haciendo el mayor ruido posible me levanté, a las 8 y unos minutos se levantaron mis compañeros. Armamos las motos y nos acercamos a la estación de servicio para desayunar y completar los tanques antes de salir. Poco después de las 9 salimos rumbo al este, la localidad de Tecka sería nuestra próxima parada. El tramo de ruta entre Esquel y Tecka es muy lindo, el asfalto está en óptimas condiciones y el paisaje es muy agradable. Después de repostar continuamos viaje, todo anunciaba una travesía normal pero apenas recorridos 50 km veo que la moto de Esteban larga dos bocanadas de humo negro por el escape y comienza a detenerse, paramos al costado del camino y comprobamos que la moto no encendía, verificamos el circuito de combustible y estaba normal pero no había chispas en las bujías, un problema de encendido imposible de detectar o solucionar en la ruta con nuestras herramientas para emergencias. Como no había señal de celular Edgardo se volvió 50 km hasta Tecka y llamó al Auxilio-remolque, por ser un día Domingo sabíamos que la espera iba a ser larga. Todos tenemos cobertura de la empresa “Moto Auxilio 24” pero nunca habíamos utilizado el servicio por lo que ignorábamos la calidad de la respuesta ante una demanda. Esperamos un par de horas hasta que a las 14:30 regresó Edgardo para avisarnos que el remolque estaba coordinado, vendrían alrededor de las 16:00, cargarían la moto, alojarían a Esteban en un hotel de la localidad de San Martin y al día siguiente continuarían para Puerto Madryn. Sólo nos restaba esperar, Edgardo siguió viaje, por razones de trabajo debía estar el día lunes en la oficina. En un paisaje desolado en el que lo único que se erigía a más de 50 cm del piso era un cartel de “Máxima 80” , bajo un sol sin nubes y un viento norte que no dejaba de soplar nos acomodamos para la larga espera. A las 17:15, cuando el remolque llevaba más de una hora de atraso decidimos que iría hasta Tecka para llamar a la asistencia e informarme, si no podían asegurarnos el remolque antes del anochecer buscaría algún transporte que pudiera trasladar la moto hasta la mencionada localidad para pasar allí la noche. Arranqué, en la cima de la cuesta en la que vería por última vez la moto averiada miro por el espejo retrovisor y veo un vehículo blanco acercarse al lugar donde estábamos, otra de las tantas camionetas que pasaron durante el día pensé, igualmente cabía la esperanza de que fuera el remolque, como ya había descendido del otro lado de la cuesta no los podía ver de modo que aminoré la velocidad, en caso de que no sea el remolque me va a pasar pronto y si no me pasa regreso. Como en un par de minutos a marcha lenta no pasó ningún vehículo di media vuelta y regresé, apenas alcancé la cima de la cuesta vi las luces ámbar del remolque al lado de la moto averiada de Esteban lo que me causó gran alegría. Una vez subida la moto al remolque y ya seguro de que mi compañero sería trasladado en el mismo camión al hotel reemprendí el viaje, esta vez solo.

Mi plan era llegar hasta la localidad de Los Altares y hacer noche allí, el tramo de ruta que va de Paso de Indios hasta Las Plumas está muy deteriorado y es conveniente transitarlo con luz diurna. Al atardecer llegué a Los Altares, me instalé en un dormi que tenía los básico, cama y ducha caliente, era todo lo que necesitaba además de una buena comida después de ese largo día. Luego de ducharme y acomodar el equipo fui a comer al Comedor Emanuel, un lugar sencillo pero con excelente atención, disfrute de una comida simple y exquisita servida por personas amables.


- 11/03/19 TRAMO FINAL.

Al día siguiente, luego de una buena noche de descanso, me levanté temprano y luego de cargar el equipo a la moto fui hasta la estación de servicios a desayunar, allí me encontré con una pareja de moteros un poco mayores que yo, viajaban en una chopper hacia Esquel, nos pusimos a charlar y se nos fue el tiempo, es que esas charlas con camaradas en el camino se disfrutan mucho. Este tramo debía hacerlo despacio dado el estado del camino que hasta Las Plumas estaba deteriorado, con muchos baches algunos bastante profundos y con un tramo de ripio de unos 15 km en donde la cinta asfáltica está siendo reparada. Además quería cuidar el combustible pues la próxima estación de servicio me quedaba a 250 km.

Este tramo del camino es muy conocido por mí, con Analía, mi esposa, lo hemos hecho muchas veces, en automóvil e incluso una vez en bicicleta, pero no por ser conocido lo disfruto menos. Me dio mucho placer esta vez recorrerlo en mi moto, solo acompañado por mis pensamientos.

A las 14:15 llegué a Puerto Madryn, mi ciudad.

En San Martín de los Andes.


Edgardo y Esteban.


A orillas del lago Traful.


Esteban y yo en Bahía Manzano.



Camino de los lagos.


Rodando hacia Bariloche.


Allá adelante, los amigos.


Esperando el auxilio para Esteban, en el medio de la nada.


Cruzando la meseta.



Cerca de Paso de Indios.

Cañadón Carbón.

viernes, 22 de febrero de 2019

Rosa terciopelo.


En esta mañana de Febrero mi pequeño jardín me sorprendió con una bella rosa.
Lo hace siempre, cada año desde hace mucho tiempo se empeña en mostrarme sus joyas que con forma de pétalos rojos, celestes, naranjas y blancos cuelga del rosal, del laurel o de los jazmines . Esta vez me detuve a observar y a apreciar su belleza y me disculpé por las tantas veces que, absorto en cosas que ya no recuerdo, pasé sin mirar o miré sin ver.

miércoles, 9 de enero de 2019

Enero, comienzo del año con amigos y motos.



Habíamos terminado de hacer unas pequeñas reparaciones en la moto de Edgardo y mientras reponíamos energías con un par de cervezas surgió la idea de hacer alguna salida corta de fin de semana tanto para probar las reparaciones realizadas como para compartir un poco de camaradería motera. Llamamos a Esteban que se sumó de inmediato así que quedamos en salir el Sábado 5 a la mañana hasta Bahía Camarones distante unos 300 km de Puerto Madryn.

El viaje se disfruta siempre porque vamos en moto, poco importa el paisaje o el clima, debo reconocer que nuestras rutas son bastante monótonas con largas rectas y poco que ver y el clima suele ser muy ventoso. Llegamos a Camarones con mucho viento, disfrutamos de un almuerzo típico con pescados y mariscos para mi y estofado de cordero para Edgardo y Esteban. Luego de instalarnos en el alojamiento descansamos un poco y fuimos a recorrer el pueblito. Alrededor de las 21 regresamos al departamento y con unos fiambres y unas cervezas de por medio nos dedicamos a lo que nos gusta, largas charlas sobre cualquier cosa.

Al día siguiente, Domingo, nos levantamos alrededor de la nueve, fuimos a la pequeña estación de servicios local a desayunar y cargar combustible y emprendimos el regreso. Los primeros 70 km tuvimos viento fuerte de costado pero el resto del viaje lo tuvimos de cola de modo que fue un regreso rápido y cómodo.